Salzburg o Morzartlandia (26 y 27 de marzo de 2011)

Con los tickets Schönes Wochenende (yunes bojenende, buen fin de semana), de los que ya hablé alguna vez, uno puede viajar en grupos de hasta 5 personas durante todo un día del fin de semana, tomando todos los trenes de no alta velocidad que quiera dentro del territorio alemán, incluyendo las ciudades fronterizas, por unos 39 euros.

Fue así que emprendimos viaje, Mariana, Leonardo, y nuestros compañeros de piso españoles, Maca y Alvaro.
La ciudad que dio a luz a Mozart, es preciosa, uno puede levantar la vista en casi cualquier punto de la misma y divisar a los alpes erigiéndose imponentes a lo lejos. Una fortaleza corona uno de los puntos más altos de la ciudad y el músico está presente incluso en los chocolates.
Llegamos el sábado al mediodía, dejamos las cosas y fuimos a recorrer la ciudad, teníamos en mente dos objetivos, el castillo y el museo de Mozart. La subida al castillo fue difícil y finalmente infructífera ya que el mismo cerraba sus puertas media hora más tarde. Decidimos recorrer los restos de la ciudad antigua y las tantas iglesias que posee, terminamos la tarde en el museo y luego volvimos al hostel a tomar unos mates y jugar al ping pong, ya que la lluvia opacaba la belleza de la ciudad. Finalemnte salimos para cenar un rico kebab bajo el refugio de un techo de chapa.
Al día siguiente, a diferencia de lo que nos había sucedido en Bélgica, el clima estuvo muy lejos de mejorar. Visitamos el castillo que realmente valió la pena, almorzamos algo a las 5 de la tarde y nos volvimos para Alemania.
Una escapada de fin de semana, como puede ser en Argentina el típico (al menos para mi) finde en una de las ciudades más lindas del mundo mar del plata, había concluido.
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *