Colmar y Strasbourg (13 y 14 de agosto de 2011)

Y en el último viaje que pensamos hacer viviendo en Alemania, nos fuimos a Francia. No podíamos dejar de conocer Strasbourg y Colmar, y finalmente los chicos dejaron el país. Algunos líos para conseguir los tickets de tren, nos obligó a entrar por primera vez a un país caminando, dejando de lado obviamente al Vaticano. El sábado sería dedicado a Colmar, “La venecia de Francia”. La ciudad es muy bonita pero el título es gracia a unas zanjas con agua sucia, lo cual es bastante desmotivante. Llegamos tarde al hostel luego de haber caminado bastante a la noche y terminamos comiendo comida rápida francesa, que, parece expresar el odio al imperialismo estadounidense en su gusto. El domingo sí, nos dedicamos a recorrer Strasbourg y es hermosa, los canales son preciosos y su iglesia majestuosa, donde los detalles con los que cuentan los detalles que la adornan son adornados por otros tanto. La majestuosidad de la inmensidad se fusiona con el cuidado de lo pequeño y exquisito. Recorrimos un poco más la ciudad, visitamos su palacio, que era un museo, y volvimos a Alemania, esta vez, cruzamos en bus. Así parece terminar nuestra serie de viajes viviendo en el país germánico,… Seguir leyendo

Heidelberg y Ulm (6 y 7 de agosto de 2011)

Dos viajes cortitos, de ida y vuelta en el día, sábado y domingo serían la forma de pasar un nuevo fin de semana. Comenzamos el viaje por los lugares más lindos de nuestra provincia, yendo al castillo de Heidelberg, en realidad a la ciudad, que se corona con su castillo. La ciudad nos fue muy recomendada, así que no lo dudamos. Caminamos por el centro de la ciudad, sacamos las fotos de rigor, vimos el castillo a lo lejos y allí nos dirijimos. Leo estas líneas y parece que no disfrutara el viajar y que ya se hubiese convertido en una rutina, sin embargo no es así, trato de resumir la bitácora al máximo posible para poder seguir adelante con los próximos viajes. El castillo está casi todo cerrado a las visitas guiadas y si bien habíamos pagado una entrada, estas no incluían a nuestro buen guía. Sin embargo paseamos por el museo de la farmacia al que siempre habíamos querido ir. Luego dimos otra vuelta por el centro, cruzamos el puente histórico, y nos fuimos al camino de los filósofos que básicamente es una montaña con una bella vista de la ciudad, castillo y puente, la postal. El domingo… Seguir leyendo

Dresden (24 y 25 de julio de 2011)

Fin de semana de por medio en recuperación de mi pequeña cirugía en el pie iríamos a nuestro nuevo destino, Dresden. No quería irme de Alemania, sin antes conocer lo que había sido una ciudad perteneciente a la URSS. Llegamos luego de un largo viaje, unas 8 horas, recorrimos la ciudad, totalmente reconstruida, ya que casi desapareció del mapa en la segunda guerra mundial, con el triste record de ser la más bombardeada en Alemania. Sin embargo la reconstrucción mantuvo el estilo y todos sus monumentos parecen de época, y cuentan con una gran belleza. Palacio, iglesia, catedral, museos, todos muy lindos. Luego de recorrer la ciudad nos fuimos al hostel y de ahí a los 3 castillos, ahora convertidos en hoteles o restaurantes, donde se puede apreciar una linda vista, a orillas del rio Danubio (si no me confundo). Cerramos la noche, yendo a un bar para locales, donde el mozo nos trajo lo que quiso, ya que no hablaba inglés, y no entendimos que nos argumentó en alemán (quizás ruso). El domingo fue corto, queríamos visitar la iglesia, sumamente hermosa, el río donde antes no habíamos podido pasar y algunos monumentos más, así fue que decidimos volver a… Seguir leyendo

Munich y Füssen (9 y 10 de julio de 2011)

Y como los chicos habían llegado, arrancaron los viajes con ellos, el primero fue cerquita, acá nomás a visitar la ciudad de Stuttgart y hacerle las despedidas a Leo. Pero el segundo finde, ya teníamos planificado con tiempo ir a Munich, así que para allí fuimos. El sábado hicimos el ya típico tour a voluntad, en medio de la ciudad revuelta por varios eventos, entre ellos el mundial femenino y un festival del orgullo gay. Por la tarde estuvimos en el parque inglés donde dormimos una siestita e intentamos tomar una cerveza pero desistimos por su precio, así que nos fuimos al palacio que quedaba de paso a nuestro hostel con una única habitación de 100 camas, que como me había confundido de día al hacer la reserva terminamos durmiendo en una colchoneta debajo de una palmera que estaba dentro de la enorme carpa/habitación. Por la noche tomamos una cerveza Agustiner, famosa por ser la favorita del Papa, entre otras cosas, pero cuando quisimos ir a la Hofbräuhaus, ya estaba cerrando. Que la cervecería más famosa del mundo cierre a las once de la noche un sábado sigue sin hablar bien de la vida nocturna de los europeos. El domingo… Seguir leyendo