Colmar y Strasbourg (13 y 14 de agosto de 2011)

Y en el último viaje que pensamos hacer viviendo en Alemania, nos fuimos a Francia. No podíamos dejar de conocer Strasbourg y Colmar, y finalmente los chicos dejaron el país. Algunos líos para conseguir los tickets de tren, nos obligó a entrar por primera vez a un país caminando, dejando de lado obviamente al Vaticano.
El sábado sería dedicado a Colmar, «La venecia de Francia». La ciudad es muy bonita pero el título es gracia a unas zanjas con agua sucia, lo cual es bastante desmotivante. Llegamos tarde al hostel luego de haber caminado bastante a la noche y terminamos comiendo comida rápida francesa, que, parece expresar el odio al imperialismo estadounidense en su gusto.
El domingo sí, nos dedicamos a recorrer Strasbourg y es hermosa, los canales son preciosos y su iglesia majestuosa, donde los detalles con los que cuentan los detalles que la adornan son adornados por otros tanto. La majestuosidad de la inmensidad se fusiona con el cuidado de lo pequeño y exquisito.
Recorrimos un poco más la ciudad, visitamos su palacio, que era un museo, y volvimos a Alemania, esta vez, cruzamos en bus.
Así parece terminar nuestra serie de viajes viviendo en el país germánico, ya que el próximo fin de semana, será dedicado a ir despidiéndonos de nuestro hogar, y al armado de las más reducidas mochilas para comenzar una nueva etapa de nuestra vida.
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *