Phnom Penh, Capital camboyana (7 y 8 de noviembre de 2011)

Y llegamos a la capital camboyana Phnom Pehn luego de un trayecto en bus semicama, dejando de lado los incómodos sleeping bus vietnamitas. Ni bien bajamos del bus los típicos tuctuqueros se acercaron para ofrecernos llevarnos a los hoteles como es de costumbre, como el que teníamos en vista estaba a una distancia caminable, rechazamos, sin poco esfuerzo, sus servicios.
 
Los dos primeros días en esta gran linda ciudad los dedicamos a tratar de conseguir la visa australiana, que cuando parecía estar todo en marcha decidimos cancelar el trámite para disfrutar aun más el sudeste asiático.
Visitamos sus templos, caminamos por la costanera, rechazamos entrar al palacio real y comimos en un restaurante hindú, lo que nos planteó la duda si era como ir a un bar irlandés en Alemania.
 
Finalmente el último día visitamos el memorial al lugar de tortura en la época del Khmer Rouge, un poco de refinamiento francés para ponerle color a la matanza de casi 2 millones de personas en menos de 4 años. Las brutalidades que se realizaron en ese lugar son comparables a las que vimos en Auschwitz y la tristeza se apoderó de nosotros en el recorrimos que hicimos dentro de aquellos muros que otrora habían sido una escuela. Vimos las fotos de los detenidos que tranquilamente podrían haber sido alumnos cuando el centro cumplía sus funciones originales que luego eran convertidos en oficiales del gobierno para torturar y matar a aquellos que no podrían salvar sus vidas de la forma en que ellos lo habían hecho.
Al terminar el tour preguntamos si todavía quedaban simpatizantes del partido político que había cometido aquellas atrocidades, la respuesta fue tan esperada como desesperanzadora: «Claro que sí».
 
Nota: Las fotos pueden son bastantes fuertes queda bajo su responsabilidad mirarlas.
 
 
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *