Vientián – Paseando por la capital de Laos

Después de viajar en el primer sleeping bus lo suficientemente cómodo como para que pudiese entrar en unas camas que no eran asientos reclinados y donde teníamos una cortina para aislarnos de las demás personas del micro llegamos a la capital del país. Allí aprovechamos la calidad de la conexión a internet para comprar algunos pasajes de avión, dormimos una siesta y caminamos por los alrededores del río donde pudimos cenar finalmente unas ricas costillitas de cerdo, sí, despues de 9 meses de haber salido de Argentina estábamos cenando ASADO. Finalmente y sin hacer mucho más el día siguiente viajamos a Vang Vieng en una Van donde conocimos a dos chilenos y otros dos argentinos que lamento tengan nuestra nacionalidad.



Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *