Viaja por trabajo o por placer? Uno y uno

Una ruta que se pierde en el horizonte
es siempre una invitación a viajar
Era un día como cualquier otro en la oficina/casa donde trabajo me llama mi jefe y así como si nada me dice, el lunes nos vamos a Paraguay. Era la primera vez que viajaba por trabajo, o no, me había ido 7 meses a trabajar a Alemania, pero esto era distinto, creo que se entiende. Era otro tipo de viaje, no llevaría mochila sino valija con rueditas, no pararía ni en hostels ni buscaría couchsurfing, ni comería en los puestos callejeros que tanto me gustan, era un viaje por, negocios? Bueno al menos eso tuve que poner en la Boarding Pass, creo que era la primera vez que ponía negocios ya que en Alemania puse Estudios. Las respuestas a las preguntas del oficial de frontera fueron distintas y salimos del aeropuerto en taxi. Llegamos al hotel. La verdad que la vida en el hotel me gustó es un toque de burguesía, tener una habitación para uno solo, levantarse a desayunar esos desayunos de hotel y volver a la habitación y ver que todo está lindo de nuevo, hermoso. Pero lamentablemente era un viaje de trabajo, de mucho trabajo. No tuvimos tiempo para pasear y a la hora de cenar optábamos por una cena rápida en el shopping frente al hotel para seguir trabajando después de comer.
 
El dique de Tandil invita a tomar unos mates
El último día preguntamos para ir al centro y los locales cansados de lo que tienen todos los días nos recomendaron ir a cenar al hotel Sheratton y probar su rica comida china. De ninguna manera. De todos modos terminamos comiendo en la zona cheta de Asunción en un típico restaurante gringo. La verdad fue que no me animé a ir solo al centro ya que era la época del golpe de estado y me dio un poco de miedo. De todas formas disfruté mucho del viaje. Salir de nuevo del país, volver a tomar un avión, la última vez que había volado estaba volviendo a ver a mi familia después de un año y una linda vida de hotel. No es mi típico viaje pero fue lindo igual como para romper un poco mi propia rutina de viaje. Lamentablemente fotos no tengo, sólo del hotel, ya que como tonto no saqué ni siquiera en el recorrido del hotel a la oficina  los retratos propios de la zona suburbana de la capital paraguaya.
 
Romi, Benchy y Maru en la fiesta
Volví el viernes a la noche, mis papás me fueron a buscar a Ezeiza y después de llevarlos a su casa me quedé con el auto, por qué? El lunes era feriado y nos íbamos a Tandil a visitar amigos. En casa dejamos una valija y agarramos otra que Maru había preparado cuando yo no estaba, y el sábado ya estábamos en camino a esta otra hermosa ciudad ubicada en el centro de la provincia de Buenos Aires. Paramos a comer al costado de la ruta provincial 30 una hora antes de llegar, comimos unos ricos sanguchitos de lomo que había hecho Maru y sacamos algunas fotos. Llegamos a la casa de Leo y en seguida fuimos a Comprar cerveza y comida al Carrefour, esa noche festejábamos el cumple de Benchy. La fiesta duró hasta las 6 am del domingo, yo me había quedado dormido en la habitación de arriba al cuarto donde estaban tocando la batería.
La réplica de una piedra
 
El domingo fuimos a visitar a otra amiga, Julieta, que hacía desde Alemania que no la veíamos, la última vez que habíamos estado en Tandil ella seguía allá. Con ella hicimos un poco más de turismo típico de esta ciudad. Visitamos la piedra movediza, o mejor dicho la réplica, intentamos ir al Centinela y tomamos unos mates en el castillo. Volvimos a la casa de Leo, fuimos a comer unas pizzas, y volvimos a ver una peli. Muy lindo momento.
 
En el castillo Maru encontró un amigo,
que por poco entraba en mi bolsillo
Ya el lunes volvimos juntos a Buenos aires así que el viaje fue parte del paseo, charlando mucho y disfrutando de la buena compañía. Termina aquí el resumen de estos viajes en los ultimos 5 meses? Claro que no, ya que cuando estaba en el aeropuerto de Asunción recibimos un mail del trabado diciendo que el 23 de Julio iríamos a Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, pero eso ya es otro post.
 
 
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *