Novedades en Aventuras 360

Hace un mes desde nuestra última entrada en el blog donde contábamos nuestro viaje al Parque Nacional El Palmar. En este tiempo, estuve releyendo algunas entradas viejas de nuestro blog, asistimos a la primera reunión de RedViajAr, donde conocimos a muchos viajeros y escuchamos atentos a las disertaciones muy inspiradoras de alguno de ellos. También recibimos en casa a dos parejas couchsurfers, la primera de ella, los chicos catalanes que habíamos levantado en la ruta camino a San José y la segunda, una pareja de Suizos que estuvieron para el cumple de Maru. Entre muchas otras cosas que pasaron, también creamos nuestra página en facebook: http://www.facebook.com/Aventuras360 a la que los invitamos a que les den Me Gusta. Fue cerca de un mes y medio sin viajes, pero viajando desde casa, viendo fotos, intentando dar un consejo de nuestro país a nuestros huéspedes, incluso yendo a pasar un domingo al Tigre con los Suizos.
 

Sin embargo esta ausencia virtual, tiene una explicación. Quería que el próximo post fuera este. Pero, ¿por qué? Si se acuerdan en la última entrada comentábamos que la idea de ir al PN El Palmar había sido un plan B, pero cual era el Plan A y por qué no se había podido llevar a cabo. El plan era seguir con nuestros recorridos a dedo e intentar llegar en el fin de semana largo hasta Paso de los Libres y desde allí cruzar hasta Brasil. Hubiese sido una aventura acorde a nuestras locuras, donde el destino si bien era interesante sólo justificaba la belleza del viaje. Sin embargo no fue así. Dado que el lunes del feriado debíamos estar en casa para poder aplicar a la Working Holiday Visa de Nueva Zelanda. Esta visa que sólo se da a mil personas de entre 18 y 30 años de la argentina, otros países tienen su propio cupo, permite viajar y trabajar en Nueva Zelanda durante un período de un año. Habíamos oído hablar de ellas varias veces cuando estábamos en Asia ya que la mayoría de los latinos que encontrábamos habían estado viviendo en aquél país.

 
Aplicar a la visa no fue nada sencillo. Luego de intentar acceder al sistema por varias horas, nos informaron que el sistema se había caído y que se reprogramaba para uno días después, cuando también se cayó y volvió a postergarse para el 3 de octubre. Cuando después de darnos cuenta del cambio de horario pudimos intentar acceder. El sistema estaba tan colapsado que empezamos a intentar a las 6 de la tarde pero no pudimos empezar a cargar nuestros datos hasta las 2 de la mañana completando el trámite una hora después. Después de algunos trámites más y 16 días después Mariana y 26 yo, ya teníamos nuestras visas!
 
Así fue que casi sin planificarlo, habiendo tomado la decisión una semana antes y convencido de que sólo sumaríamos buen carma ya que no pensábamos conseguirlo en el primer intento, teníamos los papeles para ir a Nueva Zelanda. Ahora solo quedaban y aún quedan montones de cosas para hacer. Contar a la familia, avisar en el trabajo, definir una fecha de salida, volver a desarmar nuestra casa y montones de cosas que todavía no sabemos. Pero aún más importante, disfrutar de la familia y de los amigos, con ese sabor más intenso de saber que nos iremos.
 
Por ahora ya tenemos definido la fecha de salida del país, el 15 de abril de 2013, y gracias a los ridículos precios de las compañías aéreas, iremos primero a Europa. Pasearemos por allí y luego seguiremos nuestro camino rumbo al continente del pacífico sur.
 
Estas eran las novedades que estaba esperando poder contarles pero que no podíamos hacer hasta no hacerlo con toda la familia.
 
 
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *