Blogtrip a Tierra del Fuego – Parte II (2 y 3 de febrero de 2013)

Nos despertamos a la mañana temprano con el objetivo de desayunar y esperar nuestro transporte, el cual, finalmente nos llevaría al cabo San Pablo, uno de los principales objetivos del blogtrip, organizado por el Ministerio de Turismo de la Nación bajo su programa “Viajá por tu País”. Sentís cosquillas en la panza?Qué estás esperando para salir a la ruta? Juan sería nuestro choffer, un chico de nuestra edad que pertenecía a la tan preciada categoría de NyC. Tengo que reconocer que la primera vez que leí esta sigla, lo hice como New York City, aunque líneas más adelante, se explicaba que correspondía a Nacido y Criado. Parece ser que, en el sur de nuestro país, el hecho de ser nativo y haber crecido en una ciudad, permaneciendo en ella, sube un par de niveles sociales. Dejando de lado el hecho que ya no quedan más Onas, y la última Yámana, espera el fin de sus días con la amargura de la certeza que su raza desaparecerá junto con ella, y por lo tanto todos los habitantes de Tierra del Fuego podrían considerarse invasores, el término NyC fue una de las cosas que más me decepcionó de esta cultura. El hecho… Seguir leyendo

Blogtrip a Tierra del Fuego – Parte I (31/01/2013 y 01/02/2013)

Hace dos semanas jamás hubiera pensado tomar un atajo y esquivar el calor. Las tareas para dejar el departamento ocupaban gran parte de nuestro tiempo y mente; y si bien existía la posibilidad de hacer alguna escapada a Tandil, haciendo puente el feriado del 31 de enero, eso era todo. Es por eso que, cuando surgió la posibilidad de hacer un blogtrip a Tierra del Fuego, no lo podía creer, como aquél que recibe una noticia demasiado buena para ser verdad. Pasó una semana, desde que se anunciara el viaje en la RedViajAr hasta estar volando rumbo a la ciudad más austral del mundo.   Las montañas, el mar y las pequeñas casitas. Un cuadro robado a un museo. Luego de haber madrugado, más que para cualquier día de oficina, y algunas horas de vuelo, el avión hacía su primera parada en el aeropuerto de El Calafate, donde gran parte del pasaje se renovó. Desde la ventanilla se veía un hermoso lago y creía (o deseaba, no lo sé) haber visto el glaciar antes de aterrizar. La vista era maravillosa y por momentos quería  bajar del avión para recorrer esas tierras, pero al recordar nuestro destino y la belleza de la… Seguir leyendo