La mística y belleza del País Vasco

DSCN2258

Imaginen una tierra, tan antigua, que sus propios habitantes desconocen sus inicios. Tierra de un pueblo que jamás fue dominado, en la que se habla una lengua que no fue influenciada por ninguna otra y que sus raíces aún hoy se desconocen. Una tierra cuyos hombres fueron y son reconocidos por sus hazañas heroicas, por su destreza, fortaleza y perseverancia. Una tierra de personas de orgullo y honor, que alberga en su extensión bravos mares que bañan hermosas costas, así como también altas montañas que se irguen hacia el cielo desafiando al mismo Sol, ocultando su luz con altos picos de nieves eternas. Imaginen esta tierra, digna de cuentos de antaño, pero tan real como magnífica. Imagínenla nuevamente y sean bienvenidos al País Vasco. Luego de haber tomado algunas tapas con el exquisito vino riojano, decidimos volver al auto y … Seguir leyendo

Valencia, Zaragoza y Logroño, el viaje en auto ha comenzado!

DSCN2017

Dejamos Barcelona, despidiendo a nuestro amigo Sam. Era un lunes por la tarde y nuestro equipaje excesivo hacía que nuestra marcha fuera lenta. Si bien siempre tratamos de reducir al mínimo posible el peso de las mochilas, esta vez, con nuestra proyección de vida en Nueva Zelanda, no lo pudimos conseguir. Debido a nuestro intento fallido de autostop nos dirigíamos a Valencia en tren. En un poco más de 5 horas estábamos en esta hermosa ciudad, aunque aún desconocíamos su belleza, y Eduardo, hermano de nuestro compañero de piso en Alemania, nos esperaba. Al llegar a su casa, su madre nos esperaba con una rica cena y durante todo la estadía fuimos atendidos como reyes. Siempre rescato este tipo de actitudes y es uno de mis principales motivos para viajar. Es maravilloso descubrir y sentir que los valores humanos no … Seguir leyendo

Barcelona, comienza la vuelta al mundo!

DSCN1829

La cuenta regresiva, la más grande de todas las que estábamos llevando finalmente estaba en 0. A 10.000 ms de altura nos ofrecían pasta o pollo y los sorbos de cerveza ayudaban a deshacer ese nudo que teníamos en la garganta. Todo había quedado atrás, hace tiempo, nuestra casa, luego el trabajo, que por más bueno que sea, quién no desea o al menos se le pasó por la cabeza dejar todo e irse a vender cocos a la playa;  pero ahora había llegado el turno de despedirnos de nuestros seres queridos. El saludo fue tan intenso como breve posible, para ayudar a que las inevitables lágrimas desaparecieran prontamente. Pero ahora, ahora sólo quedaba lo incierto por delante, las aventuras y los viajes, conocer nuevas personas, nuevos lugares y dar paso a la incertidumbre.