Ho Chi Minh City y el delta del Mekon (del 2 al 6 de noviembre de 2011)

Ho Chi Minh City o Saigón es una ciudad caótica con cruces de avenidas sin semáforos donde las motos se cruzan entre sí como si de hormigas de distintos hormigueros se tratara. La verdad que la ciudad en sí no tiene mucho que ofrecer, es una visita obligada para conocer la ciudad más grande de Vietnam y desde allí visitar otros lugares como los túneles de la guerra que no visitamos o el delta del Mekong. Los tres días que estuvimos en la ciudad los aprovechamos para hacer unos trámites que luego desistimos mientras comíamos en la zona de mochileros. Fue allí donde festejamos el cumple de Maru con una tortita improvisada y navegando por el río. Luego de haber paseado por la ciudad fuimos a pasear por el delta del río Mekong, un lugar muy parecido al delta del Paraná pero con distinta vegetación, lo que me llevó a pensar cuantas fotos tengo en el tigre. Allí visitamos diferentes casas en las islas donde nos ofrecieron caramelos de cocos, frutas con cantos tradicionales, vimos como hacían los Noodles y anduvimos en canoa con el típico gorrito local. También probamos un te de miel muy rico y nos animamos a sostener… Seguir leyendo

Mui Ne, de vacaciones en nuestro viaje (29 al 31 de octubre de 2011)

Llegamos a Mui Né en búsqueda de las verdaderas playas vietnamitas, y sinceramente, no fuimos decepcionados. En un pueblo de sólo una calle costera, donde se levantan los hoteles y restaurantes, pasamos nuestras vacaciones dentro de nuestro viaje. Por ahí sea un tanto difícil de entender como es esto de vacaciones y viajes ¿no es acaso lo mismo? Bueno, puede que sí, puede que no. En nuestro caso, no lo es. En el viaje caminamos, recorremos, investigamos, miramos y más que nada nos cansamos, intentando aprovechar hasta el último segundo de cada día. En cambio en estas vacaciones de tres días, nos repusimos, recargamos energías, charlamos con el mar, miramos la tele hasta tarde y nos despertamos aún más tarde, desayunamos un almuerzo a las tres en la playa y allí nos quedamos hasta que oscurecía para, simplemente, cruzar la calle, bañarnos en nuestro hotel, y salir en busca de comida local a las 7 de la tarde (sí, es noche cerrada y más tarde sólo los lugares muy turísticos quedan abiertos), mariscos y langostinos nos deleitaron acompañados por la cerveza Saigón. Así pasamos estos tres magníficos días, la pasamos tan bien que casi nos olvidamos sacar algunas fotos, por… Seguir leyendo

Nha Trang y la isla de lo’ mono’ (26 al 28 de octubre de 2011)

Llegamos a Nha Trang, después de otra grata experiencia en el Sleeping Bus, matando cucarachas cada vez que se prendían las luces para poder bajar del bus, teniendo en cuenta que además por motivos de “higiene” no podés estar calzado, la situación se hacía un tanto más interesante. Nha Trang es una linda ciudad costera, por momentos en su boulevard costero lleno de palmeras, uno pensaría que está caminando por Miami, aunque nunca lo haya estado como es nuestro caso. Sin embargo al alejarse un poco de la zona turística, donde hoteles internacionales se relacionan con los Shoppings, uno se vuelve a sumerger en pleno Vietnam,las veredas intransitables son dominio de los productos a la venta y las calles son gobernadas por las motos y las bocinas. Fue allí donde vimos todas las profesioneas expuestas en una vidriera de cemento, zapateros, matricistas, herreros se iban sucediendo los unos a los otros y nos hacían pensar en el valor de la restauración de las cosas, ya sea como sustentación familiar o ecológica. El primer día en la ciudad, podría decirse que fue de reconocimiento, recuperamos las horas mal dormidas en el bus y caminamos por su costa, un tanto por la playa sumergiendo… Seguir leyendo

Hoi An y las playas prometidas (23 al 25 de octubre de 2011)

Hoi An es un hermoso pueblo con notable influencia japonesa, caminar por sus calles en la noches iluminadas con las lámparas de papel es un verdadero placer. Allí realmente logramos descansar y relajarnos un poco del stress que imponen las ciudades vietnamitas. Pasamos unos tres días en la ciudad, donde recorrimos su centro, pero más que nada, visitamos su playa, la playa prometida, donde simplemente no hacimos nada, nos tiramos a descansar en sus reposeras o hacíamos la sobremesa con los pies en la arena para luego nadar un poco en sus aguas que si bien era cálidas, no eran tan claras como otras que habíamos visto. Para completar nuestros deleites en ese bello pueblo, conocimos el Café 43, un restaurante familiar, donde la sonrisa era el plato común a todos los comensales, la comida super freca y la cerveza a 0.15 usd el chop, y nos volvimos a encontrar con nuestros amigos Jeremie y Katerina, una pareja franco-checa que se comunica en español y que sin quererlo coincidimos en varias ciudades, para charlar y ponernos al tanto de nuestro viaje. Cuando dejamos Hoi An, la pena no fue tanta, ya que seguiríamos yendo hacia las playas, pero esta vez… Seguir leyendo

Hue – Sumergidos en el viaje (21 y 22 de octubre de 2011)

Hue fue la capital del imperio vietnamita hasta que los emperadores dejaron de gobernar al país. Como no se mucha de su historia no voy a dar más detalles facilmente conseguibles en la wikipedia. Estuvimos allí sólo por un día, y recorrimos la antigua ciudadela, la verdad nada maravilloso a pesar de los que puedan decir mis colegas viajeros europeos, a los cuales les fascinan las callejuelas o el caos de las motocicletas, lo mismo puede encontrarse en cualquier suburbio del conurbano bonaerense. Algunos templos aislados pueden mejorar un poco la impresión que uno se lleva de la ciudadela, pero la verdad que tampoco deslumban, al menos el único que visitamos. Sin embargo caminando por estas callejuelas nos dimos cuenta que nuestro viaje por asia había comenzado y ya estábamos sumergidos en él. Para sentirnos un poco más en casa, en Once o San Martín, encontramos un negocio donde se vendían empanadas y pizzetas, a las cuales no pudimos resistirnos. Al otro día caminaría unas 10 cuadras ida y las mismas de vuelta para conseguir este exquisito manjar. Dentro de la ciudadela, se encontraba la ciudad morada prohibida, o algo así, residencia de la familia real (si ese es el… Seguir leyendo

Ha Long Bay – En el paraíso de las vacas (18 al 20 de octubre de 2011)

Nos había dicho dos cosas con respecto a Ha Long Bay, que nos iban a llevar como ganado, pero que valía la pena. Realmente si el cielo de las vacas es tan lindo como esto, voy a seguir comiendo carne. Un lugar así es lo más parecido a un paraíso que podamos encontrar en la tierra. Las innumerables islas-rocas que se elevan sobre un mar celeste determinan el paisaje y navegando entre medio de ellas nos dirigíamos hacia la isla Cat-Ba (donde se filmo el remake de King Kong, para aquellos que quieran tener un punto de comparación). Sin embargo antes hicimos una escala en otra de las islas, donde visitamos una cueva de estalagmitas, enorme de unos 70 metros de altos con formaciones fantásticas en las paredes, techos y pisos. Por la noche (6 de la tarde) llegamos al hotel de la isla, cenamos y nos fuimos a dormir. El día siguiente lo arrancamos temprano, íbamos a ir al parque nacional que se encuentra en la isla, a ver si lográbamos encontrar a King Kong. Allí hicimos una caminata por la montaña (o trekking para los gringos), de una hora subiendo una montaña, muy cansador, pero nada comparado con… Seguir leyendo

Hanoi – La bienvenida a Asia sin tormentas (16 y 17 de octubre de 2011)

Nuestra estadía en el aeropuerto de Bangkok por unas 36 horas fue grata, pero más lo fue el hecho de subirnos al avión. Dormimos todo el viaje y deseando poder seguir haciéndolo llegamos al Vietnam donde hicimos los trámites correspondientes para poder entrar al país. Era un día soleado y afortunadamente el huracán había desaparecido. En medio de un transito realmente caótico, y no hagan como yo que subestimé esta palabra, llegamos a la ciudad en una combi que nos llevaba amontonados. Miles de motos por cada cuadra se cruzan con otras tantas en cada esquina, sin respetar semáforos, ni mucho menos prioridades, tocando tantas bocinas como si del lenguaje de los automotores se trataran y los mismos estuviesen en una gran reunión, y borrachos! La ciudad pasó sin penas ni gloria, convirtiéndose en la primera que no me gustó tanto, tiene sus encantos pero no como para seducir. Hicimos el recorrido que nos indicaba nuestra guía y que marcaba como puntos importantes, ferreterías o jugueterías. Visitamos su lago y sus mercados, si pueden ser llamados así los puestos callejeros donde se matan los pescados o se pica la carne a cuchillo. Allí mismo probamos una cerveza tirada, con permiso… Seguir leyendo