Barcelona, comienza la vuelta al mundo!

DSCN1829

La cuenta regresiva, la más grande de todas las que estábamos llevando finalmente estaba en 0. A 10.000 ms de altura nos ofrecían pasta o pollo y los sorbos de cerveza ayudaban a deshacer ese nudo que teníamos en la garganta. Todo había quedado atrás, hace tiempo, nuestra casa, luego el trabajo, que por más bueno que sea, quién no desea o al menos se le pasó por la cabeza dejar todo e irse a vender cocos a la playa;  pero ahora había llegado el turno de despedirnos de nuestros seres queridos. El saludo fue tan intenso como breve posible, para ayudar a que las inevitables lágrimas desaparecieran prontamente. Pero ahora, ahora sólo quedaba lo incierto por delante, las aventuras y los viajes, conocer nuevas personas, nuevos lugares y dar paso a la incertidumbre.