Filosofía

Compartir nota:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter
Lo que sigue resume un poco la filosofía y lo que me inspira en los viajes. La idea es poder difundir este mensaje y aprender un poquito todos los días:
Hay algo que no está bien. Todavía no estoy seguro qué es, pero hay algo que no está bien. En algún momento tomamos un camino equivocado como sociedad, no se cuándo ni se podemos retomarlo, aunque ansío que así sea.
 
Hay cosas que veo y por más que las analice no las puedo comprender. Será que tenemos en nuestros corazones una ambición y un egoísmo que no podemos controlar, será acaso ese el pecado original del que habla el catolicismo, o será que aquellos que tiene el poder son los que no deberían tenerlo. No hablo de revolución ni de anarquía, hablo de otra cosa, de pensar y reflexionar, será que la bondad y el amor por el otro que tenemos es relegada por la codicia de algunos pocos. Estoy convencido que el amor y la generosidad de la humanidad es mucho mayor que la envidia y la avaricia de la misma, pero estamos mal enfocados, mal distribuidos.
 
Hacer las cosas solo por hacerlas, sin esperar que tengan repercusión, ni recompensas, dar lo que tenemos simplemente porque pensamos que vamos a hacer el bien a otro, ayudarlo, hacerlo feliz, simplemente por el hecho de hacerlo, ver a otro ser ser feliz. Cuántas cosas se pierden por la espera de un reconocimiento. Cuánto dejamos de hacer por no saber si vamos a recibir algo a cambio, por miedo a perder, o a no ganar, o lo que es peor aún simplemente por miedo. Hagamos las cosas por hacerlas, porque nos hace feliz, nos pone contentos, expresémonos, no tengamos miedo a equivocarnos, demos siempre nuestro mejor esfuerzo, no importa si en comparación a otros parece mucho o poco, las demás personas sabrán valorar tu esfuerzo, pero nunca demos menos que eso, aunque parezca que alcance o que sea más que lo que los demás pueden dar. Si no das todo tu potencial no sólo estás perjudicando a los demás, vos te perdés de ver lo que realmente podés hacer.
 
Miremos a las personas a los ojos, acortemos las distancias con los otros, cuando veas a un amigo abrazalo, cuando estés con él demostrale que te hace feliz su compañía. Si no podes verlos, diles que los extrañas, que los querés, la amistad es una de las relaciones mas importantes que tenemos como sociedad y nunca deberían perderse. La amistad se elije, tu amigo sabe lo que le podes dar y lo que no, y sin embargo te sigue eligiendo, reforcemos la amistad, ellos estarán ahí cuando tengas un problema que no puedas contar a nadie más y compartirán tus alegrías como si fueran suyas. Cuando conozcas a alguien no desconfíes, mirá en sus ojos, conversá, eso consiste en hablar pero más que nada escuchar, aprendé de lo que te dice pero no intentes enseñar, busca formar amistad.
 
Hay cosas que no comprendo, no podemos tirar comida, nunca, si lo hacemos es porque otra cosa la hicimos mal. No desperdiciemos el agua. No es necesario que pienses en un semejante que no tiene comida o agua, piensa en ti mismo, si alguna vez te faltara. Imagina irte a dormir sin haber cenado, imagina tomar agua contaminada sabiendo que vas a enfermarte pero que eso es mejor opción que morir deshidratado. Olvidemos nuestras diferencias y pensemos en las cosas que tenemos en común, todo lo que tenemos es en gran medida por el azar, por mucho que nos hayamos esforzado en nuestra vida para conseguir nuestras metas, el azar de haber nacido donde lo hicimos determinó nuestro futuro, nosotros no hicimos nada para determinar eso, aprovecha lo que tiene y nunca miremos lo que nos falta, ayudemos al otro con lo que nos sobra y con lo que necesitamos. Si hoy puedes ser generoso con alguien no te prohibas esa alegría, y si eres tú el que necesitas ayuda, no te aflijas por necesitarla, alguien estará gustoso de ofrecértela, mañana podrás alegrar a esa persona o a alguien más. No pienses en dar a quien te dio, ni des para recibir, simplemente da, verás que hermoso es.
 
Aprendamos a perdonar, simplemente entendamos el error de esa persona y sepamos que no lo hizo con maldad. No importa si piensas que tienes razón, piensa en las cosas buenas que compartes con el otro, en los buenos momentos que has pasado o en los que podrías pasar, abre tu corazón y por un momento olvida lo que te ha molestado, verás que ese momento se hace eterno y el rencor desaparecerá. El enojo solo te oscurece el alma, te inunda con pensamientos negativos, una vez que hayas perdonado, no sólo el otro se sentirá mejor, tu habrás limpiado tu corazón y serás más feliz. Enojarte, discutir, distanciarte de una persona sólo te privan a vos y al otro de compartir momentos, de establecer una relación de amistad y amor. Perdonemos, pero también intentemos no necesitar el perdón, de no lastimar a nadie, aunque si lo hacemos, si nos equivocamos, recibamos con alegría el perdón del otro y expresemos cuan feliz nos hace el gesto que nos han ofrecido.
 
Reconozcamos el talento de los demás, inspirémonos en ellos, apreciemos sus obras y que las mismas nos ayuden a crear las nuestras, pero no copiemos, no envidiemos, veamos lo que hizo el otro y alegrémonos porque podemos disfrutar lo que ha hecho. Intenta hacer lo tuyo siguiendo lo que ha despertado en ti lo que los demás han hecho, pero recuerda, hazlo porque te hace feliz encomendarte en esa tarea y porque luego lo hará con los demás. Eso, aunque tu no lo esperes ni lo creas, ayudará a otros, como a ti te ha inspirado lo de alguien más. Sin embargo ese no debe ser tu único objetivo, sino, como ya se ha dicho, hacer simplemente por la felicidad de hacer.
 
No importa en lo que creas, respeta la opinión de los demás y no intentes cambiarla. Si crees en algo que el otro no, o si no lo haces en lo que el otro sí. Seamos tolerantes y escuchemos, intentemos aprender de las creencias de las demás y compartamos la nuestras sólo si lo piden, estoy seguro que el mensaje que quieres compartir llegará mucho más lejos si el otro está ansioso por escucharlo, pero asegúrate de que realmente sea así, y no intentes convencerlo, ya que tarde o temprano se dará cuenta, o sino, simplemente harás al otro ser infeliz.
Compartir nota:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter