De vuelta en París (16 y 17 de marzo)

De nuevo en esta maravillosa ciudad, seguimos nuestro recorrido que había sido dividido para poder visitar el Mont Saint Michel. En esta ocasión aprovechamos para recorrer el primer día el Louvre, que no paraba de deslumbrarnos galería tras galería. El Louvre tiene la particularidad de haber sido un palacio usando por diferentes reyes o el mismísimo emperador Napoleón, por lo cual, además de las obras que exhibe en sí el mismo edificio es una obra de arte esplendorosa y maravillosa. Visitamos el museo por aproximadamente 4 horas y luego nos fuimos al arco del triunfo. La vista desde allí es hermosa y para mi gusto es donde uno más disfruta la Torre Eiffel, más aún que estando en ella, porque allí se puede apreciar su belleza, la cual no se luce estando en su interior. Luego de habernos maravillado por las luces de la torre y de la ciudad, aproximadamente, un poco más de una hora después de haber llegado, emprendimos el viaje de vuelta.

El día siguiente hicimos una pequeña caminata por la ciudad, pasamos por la opera y visitamos las famosas galerías Lafayette, un edificio maravilloso, que es una suerte de Shopping super exclusivo, con precios altamente prohibitivos, donde una cartera puede llegar a valer más de veinte mil euros, o un reloj unos cuarenta mil.
Luego de la caminata, volvimos al hostel, tomamos nuestras cosas y nos dirigimos a tomar el micro con destino Bruselas. Otro país esperaba ser descubierto, al menos, por nosotros.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *