Descargo de Italia

Pensando un título para describir uno de los países que menos me gusta de este hermoso continente, he decidido relegar mi poder de síntesis y dedicarme a escribir el por qué de mi disgusto con esta bella región geográfica, cuna de una cultura, que si volviera a existir básicamente, ejecutaría a sus sucesores. Un país donde el machismo, por decirlo de una buena forma, reina en toda la sociedad, inclusive en las mujeres, donde la gente si no te estafa aunque sea de la forma más insignificante se siente menos persona, donde los carteles de velocidad máxima en las rutas están escondidos justo metros antes de las cámaras fotográficas, donde han hecho la ciudad más “romántica” pero abunda el hedor a heces y las misma se está hundiendo día a día, una ciudad que comparada con otras de la misma índole como Brujas o Amsterdam, inclusive Zurich, se puede ver con las últimas han sido bien planificadas y se mantienen en la actualidad de la misma forma en que fueron concebidas. Un país que contiene una de las torres más famosas del mundo por la simple peculiaridad que la han hecho mal, una torre que si hubiese sido construida en Alemania, Suiza o Austria, la misma no sería famosa, porque la hubiesen destruido inmediatamente o enderezado mejorando sus cimientos. En un país donde lo único bueno que han hecho en los últimos mil años de historia, ha sido convencer a los turistas que vayan a ser maltratados, estafados y acosados. En este país del que tanto ha heredado la cultura argentina, me han robado (aunque a fuerzas he recuperado mi billetera), me ha perseguido un automovilista totalmente desquiciado y me han estafado reiteradamente, no haciendo valer ni mi visa Schengen así como tampoco carnets de estudiante ni los carnets de jubilación de mis padres. En este lugar hemos pasado 10 días muy bonitos con mis padres.

Quiero aclarar que no tengo nada en contra de los italianos como individuos, con los que trato en el trabajo son muy simpáticos al igual que con los que me he cruzado en algún que otro hostel, ni tampoco con los que pueden ser vuestros padres o abuelos, a lo que me refiero es que como sociedad no son lo mejor que uno puede esperar y he visto en ella actitudes que consideraba netamente criollas pero estaba equivocado
Hecho el descargo correspondiente, pasaré a contar lo que hemos visto y vivido en un país tan lindo como Italia, enfocándome únicamente en lo positivo y descriptivo.
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *