El norte de Italia (21/04/2011 – 23/04/2011)

Nuestro recorrido por Italia comenzó el viernes santo por el norte del país. Para poder llegar allí tuvimos que cruzar Suiza, uno de mis destinos favoritos, por la armonía de sus ciudades pero más que nada por la belleza de sus paisajes. Cruzamos este país de norte a sur en algo mas de 4 horas en la que nos supo deleitar con sus lagos, ríos y montañas, mis papás cambiaban sus ganas de instalarse en Gärtringen por cada pueblo nuevo que se veía en las verdes colinas iluminadas por el sol que reinaba en el firmamento desafiado solamente por alguna atrevida nube. Hicimos una pequeña escala en Zurich, pero no nos detuvimos a recorrerla ya que volveríamos dos semanas más tarde.
Antes de llegar a Italia, en una congestión de una hora quisimos tomar un camino alternativo ayudados por nuestro GPS que sólo nos hizo visitar una piedra del tamaño del Centinela en Tandil, una y otra vez. Resignados volvimos al camino original.
Nuestro primer destino en Italia era Milán, sede de uno de los domos mas grandes del mundo, realmente increíble. La verdad es que uno no deja de deslumbrarse ante una obra así, creo que no importa de que religión sea, ni si “entiende” de arte, o si considera eticamente correcto al hecho de que existan iglesias de este tipo. En particular suelo estar en contra, pero la obra arquitectónica es maravillosa. Como era viernes santos, había misa que habrá dado algún obispo, más importante que el mismo Jesús si uno los juzga por sus vestimentas.
Salimos de la iglesia y nos fuimos a la Galería Vittorio Manuele. La misma hace honor a la catedral y su majestuosidad es digna de un rey. En su esquina central, un Mc Donald’s no quiere ser menos que marcas como Louis Vuitton, Gucci o Bulgary y se hace presente.
Antes de irnos de la ciudad rumbo a Bergamo, donde haríamos noche, hicimos escala en el castillo de la ciudad. Al fin pude ver uno como los que a mi me gustan, una muralla, 4 torres, el foso, y el infaltable puente levadizo, como salido del capítulo de la pantera rosa. Estaba feliz.
Nos fuimos al hostel a unos 30 kms de la ciudad de Milán. La vista de las montañas desde nuestro balcón era increíble y mis viejos ya estaban contentos si nos quedábamos en esa ciudad los días siguientes. No iba a ser así, al día siguiente nos íbamos a Venecia.
Llegamos a la ciudad a eso de las 2 de la tarde. Caminamos muchísimo, cerca de 6 kilómetros que mis pobres viejos se los rebancaron!!!! El destino era la Plaza de San Marco. Cuando llegamos se sentaron en un café a tomar una cerveza para reponer energías, Maru y yo nos fuimos a dar otra vuelta por ahí, con mi intención de hacer un paseo en góndola, al que Maru se opuso rotundamente, no por falta de ganas, sino para no gastar los euros, que seguramente serían muchos, es una genia!
Volvimos con mis viejos, para terminar de ver la plaza, la iglesia desde afuera, el muro de los suspiros y el Gran Canal, donde tomamos un barco para volver al garage. Un paseo super bonito viendo la ciudad desde otro punto de vista, una yapa para terminar la visita.
Nuestro nuevo hostel se encontraba a unos 300 kilómetros al sur, en una ciudad cercana a Florencia. De todas formas pasamos a visitar a Mánsica, una tía de Mariana que vive en Treviso, a unos 15 km de Venecia. La pasamos super bien, estuvimos charlando un rato, y aunque nos ofreció quedarnos a comer unas ricas pastas, tuvimos que irnos, sino llegaríamos aún más tarde de lo que lo hicimos, a eso de las 3 de la mañana, y encima no encontrábamos el hostel, teníamos mal la dirección, pero por suerte, estaba cargado en el GPS por su nombre.
Al día siguiente fuimos a Florencia, solo dormimos en el camping. Paseamos un poco con el auto, pero la parte céntrica la hicimos caminando, eran pascuas y la gente estaba por todos lados, realmente estresante. La visita sirvió para ver la replica de El David, el Puente Vecchio y el Duommo, además de la Piazza Michelangelo.
La visita fue breve, ya que no estaba en los planes originales y ahora nos íbamos rumbo a Napoles, mejor dicho a sorrento, en el sur de Italia, pero eso ya es parte de otro post.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *